Comentario

Demasiado poco, demasiado tarde

¿Equidad global de las vacunas? Las negociaciones sobre la supresión de las patentes podrían acabar en un compromiso lamentable.

Por Anne Jung

Desde que Sudáfrica e India presentaron una solicitud a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para suspender temporalmente las patentes de medicamentos Covid19, más de 100 países apoyaron la solicitud excepto la mayoría de las naciones industrializadas que optaron por defender los intereses económicos en lugar de los imperativos de salud, alejando el objetivo de equidad global de las vacunas.

Han pasado más de 500 días desde que -en medio de la propagación de la pandemia de Covid-19- los gobiernos de Sudáfrica e India presentaron una solicitud a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para suspender temporalmente las patentes. Una petición guiada por principios globales. Mientras que más de 100 países, principalmente del Sur Global, apoyaron la solicitud, la mayoría de las naciones industrializadas trataron de defender los intereses económicos en lugar de los imperativos de salud, rechazando la solicitud. Desde entonces se ha puesto sobre la mesa una propuesta de compromiso, negociada por la UE, Estados Unidos, India y Sudáfrica. Spoiler: No alcanza el objetivo de la equidad mundial en materia de vacunas.

Recapitulando, en su solicitud original, India y Sudáfrica argumentan que es necesaria una exención acordada a nivel mundial para las patentes y otros derechos de propiedad intelectual de los productos médicos de laCovid-19, y que debería aplicarse hasta que la pandemia haya terminado. Esto, combinado con una transferencia de tecnología, permitiría ampliar masivamente la producción a un coste mucho menor que antes. La exención también proporcionaría seguridad jurídica frente a las demandas de la industria farmacéutica. El "compromiso" presentado ahora confirma esencialmente las posturas anteriores de EE.UU. y la UE. Se queda corto en múltiples aspectos. En primer lugar, sólo se aplicaría a las vacunas, pero no a las terapias y diagnósticos para la identificación y el tratamiento de los casos de Covid-19. Esto es un gran problema, especialmente en los países donde las vacunas aún no están ampliamente disponibles. Una estrategia de pruebas específicas podría ayudar especialmente en los países en los que los continuos cierres están exacerbando el empobrecimiento y el hambre. También es necesario que los nuevos medicamentos desarrollados para tratar a los enfermos estén disponibles y sean asequibles para evitar que la gente muera por no tener dinero para los medicamentos que tienen un precio excesivo debido a las patentes.

En segundo lugar, la propuesta de compromiso complica el procedimiento de concesión de licencias obligatorias sin el consentimiento de los titulares de las patentes, que ya está previsto en el Acuerdo sobre los ADPIC. Sin embargo, aumentar rápidamente la producción es una cuestión de supervivencia, también para evitar nuevas mutaciones. Hasta ahora, sólo el 14% de las personas de los países de bajos ingresos han recibido una dosis de vacunación. Recientemente se han administrado allí menos primeras vacunas que las de refuerzo en los países de ingresos altos. Pero la pandemia de Covid no terminará sólo porque haya suficientes dosis en Europa. Es bueno que Moderna renuncie voluntariamente a las patentes. Sin embargo, en vista de los 17.000 millones de dólares que se han inyectado en la empresa con fondos públicos en los últimos años, esto tampoco debería interpretarse en exceso como un gran gesto humanitario.

En tercer lugar, la propuesta de que la exención de patentes no se aplique por igual a todos los países es especialmente preocupante. En cambio, se supone que se limita a los llamados países en desarrollo que exportaron menos del 10% de las dosis de vacunas del mundo en 2021. Una parte importante de las dosis de vacunas de Astra Zeneca se produjeron en la India. Y en cuanto a la expansión de la producción y el acceso equitativo a las vacunas, sería irresponsable excluir a países con una capacidad de producción significativa como China (donde se produjo más del 30% de las exportaciones mundiales) y Brasil.

Desde hace dos años, vemos los efectos de la aceptación política de las condiciones sistémicas subyacentes de la globalización neoliberal en la política hacia la pandemia. Para salvaguardar la ventaja de conocimiento que tienen, los países industrializados están dispuestos a aceptar la prolongación de la pandemia con millones de muertos, ocultándola con una retórica poscolonial. "Ahora es el momento de la recuperación para nuestros dos continentes", subrayó la Presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, durante la Cumbre UE-África, y poco después excluyó expresamente la suspensión de las patentes del "proceso de curación". El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, contraatacó: "Lo que nos sacará de la pandemia debe considerarse un bien público. No queremos recibir migajas de la mesa de nadie".

Ahora los países del Sur se ven abocados a un compromiso que no es tal. Las mejoras ya no parecen posibles, sino que se deteriora por todos los medios. El problema es que una vez que se ha diluido el whisky con agua, no se puede deshacer. Pero al público se le presenta un vaso que parece bonito y lleno. Así es exactamente como ha funcionado siempre la política de pacificación estratégica en interés de la economía. Por ejemplo, una vez que se firmó el tratado de prohibición de las minas antipersona, ya no se pudo incluir en la agenda política la prohibición de las minas antivehículo. Tras el Proceso de Kimberley sobre los diamantes conflictivos, la cuestión se consideró resuelta, aunque no valía ni el papel en el que estaba escrita. Ahora es la última ocasión para dejar claro a la opinión pública que este "compromiso" no es aceptable. La actividad política de nuestro tiempo debe basarse en el imperativo de reconstruir el mundo juntos. Europa puede arrojar su pretensión de ser la defensora de los derechos humanos al basurero de la historia de una vez por todas si no empieza a poner en práctica de una vez la promesa de un orden global y social con igualdad de derechos para todos.

Publicado: 04. abril 2022

Haz un donativo!

 

This website uses cookies to improve user experience. By using our website you consent to all cookies in accordance with our Cookie Policy. Read more.