Nuevos caminos para la generación joven

CEAV: El Centro Valdivieso de Nicaragua: Fortalecer a los jóvenes que participan en organizaciones sociales a través de métodos psicosociales

Aprender jugando: La lucha por los escasos asientos se puede resolver; dividiéndolos. 

“Antes apenas decía una palabra, pero ahora ya casi no me pueden hacer callar”, nos cuenta Kenneth. Él trabaja como asistente social en los barrios pobres de Managua para una pequeña organización que ayuda a los habitantes a auto-organizarse. Kenneth forma parte de los cien jóvenes que participaron en un programa del Centro Valdivieso, una contraparte de medico. Este hecho lo marcó, tanto personal como políticamente. “Nuestra sociedad vive sumida en el temor. Cuando la gente ve que alguien asume un compromiso, se aparta y prefiere no tener nada que ver con esa persona. Gracias a las experiencias con el grupo, he superado el miedo. Esto es lo que quiero transmitir a los demás.”

A pesar de que su población es mayoritariamente joven – casi un 25 por ciento tiene entre 18 y 30 años de edad – Nicaragua todavía no ha logrado recuperarse de las heridas de la guerra civil y la derrotada revolución sandinista. Las experiencias de los padres marcan también a la generación joven. En Nicaragua, la violencia intrafamiliar y los ataques (sexuales) contra las mujeres han alcanzado dimensiones apenas inteligibles. Las estructuras autoritarias, el temor y los tabúes todavía caracterizan a la sociedad. A ello se agrega la inseguridad social como consecuencia de las reformas neoliberales de los años 90, con sus repercusiones destructivas y excluyentes. Aun después de la reelección de los sandinistas, la pobreza y el desempleo llevan a cientos de miles a emigrar a otros países. Los jóvenes carecen de perspectivas para una Nicaragua diferente y no tienen el valor de emprender esta tarea. Aquí es donde el Centro Ecuménico Antonio Valdivieso incide en el problema mediante un programa destinado a fortalecer a los jóvenes de la sociedad civil.

El Centro Valdivieso fue fundado a mediados de los años 80 como una institución de investigación y reflexión del movimiento de la teología de la liberación. Psicólogos y psicólogas como Martha Cabrera desarrollan nuevos enfoques para afrontar el pasado doloroso. Sus estrategias, basadas en experiencias de la sociedad nicaragüense, han sido difundidas mientras tanto más allá de las fronteras del país, hacia América Latina, Europa y Sudáfrica. Con la ayuda financiera de medico, el programa juvenil logra integrar a un total de cien jóvenes activistas y colaboradores de organizaciones de la sociedad civil. Se trata de que desarrollen confianza en sí mismos, para que asuman su rol de actores políticos y actúen de manera acorde. El programa ofrece primero un espacio para reponerse y superar las cargas del pasado personal, familiar o social. La labor psicosocial del Centro Valdivieso se fundamenta en el reconocimiento de que un cambio social se inicia con cada uno o cada una de los ciudadanos. Así, la juventud participante en el programa ensaya y se entrena primero en la comunicación libre de violencia, los procesos democráticos de organización y el trabajo psicosocial. Más adelante, desarrollan estrategias comunes para afianzar estos principios en las organizaciones propias. Luego emprenden el intercambio con otras organizaciones (juveniles), a fin de desarrollar proyectos conjuntos con miras a transformar su sociedad.

Las reformas sandinistas han mostrado que no basta con cambiar el sistema para transformar a la sociedad. El Centro Valdivieso ha emprendido el camino contrario: para forjar otra Nicaragua, es necesario implementar primero un cambio en las condiciones y los actores sociales. Y este cambio empieza con los jóvenes.

Monika Hufnagel

Durante el año 2012, medico apoyó al Centro Valdivieso con 25.000 €.


Publicado:

    Jetzt spenden!

     

    This website uses cookies to improve user experience. By using our website you consent to all cookies in accordance with our Cookie Policy. Read more.