Sri Lanka

La mayor independencia posible

La activista por los derechos humanos Shreen Saroor trabaja desde hace diez años en estrecha colaboración con medico – en una cooperación al mismo nivel.

Con gran seguridad en sí mismos, varios ponentes provenientes del Sur global que participaron en la conferencia de medico “Beyond Aid” (febrero de 2014) rechazaron asumir el papel de receptores de ayuda e insistieron en una cooperación al mismo nivel. Una de ellas fue Shreen Saroor, de la red Women’s Action Network (Red de Mujeres para la Acción) en Sri Lanka. En su ponencia, presentó en primer lugar una imagen devastadora de la situación de la minoría tamil en el norte y el este del país. Se refirió a intimidaciones, pobreza, expropiaciones, violaciones y asesinatos – y a una sensación de que el mundo los ha abandonado.

Al mismo tiempo habló sobre el valor de muchas mujeres que - a pesar de los peligros – participan en piquetes, organizan protestas y atraen la atención sobre las violaciones a los derechos humanos, todo ello sin contar con ayuda del exterior. Según dijo, la experiencia les ha enseñado que los fondos provenientes de las ONG y los requisitos a los que van aparejados causan desunión entre las mujeres. Después de múltiples experiencias en las que se restringió su capacidad de decisión, inhabilitándolas para actuar, Shreen Saroor resumió su posición en una sola frase: “Hoy les decimos a los donantes de fondos: ¡déjennos en paz!”

Shreen Saroor nació en 1969 en el noroeste de Sri Lanka, una región tradicionalmente habitada por tamiles musulmanes: la minoría dentro de la minoría. Debido a estas circunstancias, ella misma experimentó lo que significa la discriminación y la expulsión. Luego de sus estudios en Colombo y algunos años de experiencia en el sector privado, trabajó cinco años para una organización canadiense de cooperación para el desarrollo en Sri Lanka. Pero desde el inicio empezó a desarrollar estructuras independientes.

Por este motivo, fundó la Mannar Women’s Development Federation (Federación para el Desarrollo de las Mujeres en Mannar - MWDF), una extensa red de grupos de mujeres. Con el grupo Mannar Women for Human Rights and Democracy (Mujeres de Mannar por los Derechos Humanos y la Democracia - MWHRD) creó además una comisión que apoya a las mujeres en su resistencia frente a la violencia de género por parte de los militares. Más allá de ello trabaja como voluntaria para el Centre for Human Rights and Development (Centro para los Derechos Humanos y el Desarrollo - CHRD), el cual ofrece apoyo legal a los perseguidos políticos y a las víctimas de guerra.

La cooperación con medico comenzó en 2005. Un año después del devastador tsunami, Shreen Saroor participó en una misión de investigación (Fact Finding Mission) de medico y Pan para el Mundo, la cual analizó los efectos de los esfuerzos internacionales de ayuda en el país. El resultado fue dramático y reforzó el convencimiento - tanto de medico como también a Shreen Saroor - de que una reconstrucción eficaz, justa y sostenible debe ser realizada in situ por las mismas personas afectadas.

Desde entonces trabaja en muy estrecha colaboración con medico en Sri Lanka: no como receptora de fondos para proyectos, sino como una persona con mucha aptitud y experiencia para el trabajo en redes. Su papel decisivo consiste en reunir y alentar a otros a organizarse y presentar sus demandas – todo ello con la mayor independencia posible. Precisamente esta posición, basada en un  compromiso de décadas trabajando a favor de la paz y la justicia, fue la que se plasmó en la frase expresada en la conferencia de medico en febrero de 2014 en Fráncfort.

Thomas Seibert/Christian Sälzer

Publicado: 20. julio 2015

Haz un donativo!

 

This website uses cookies to improve user experience. By using our website you consent to all cookies in accordance with our Cookie Policy. Read more.