medico international

03.11.2011 Bangladesh

Una mutua para los más humildes

Los conductores de rikshas fundan una cooperativa de salud

En cada cruce de la metrópolis de Dhaka, de 15 millones de habitantes, se puede observar el ajetreo de enjambres de rikshas que se abren paso entre en el constante embotellamiento e invaden incluso en ocasiones las aceras. El trabajo de los conductores es agotador: arrancan de pie, dan cuatro o cinco pedaladas, ganan algo de impulso, consiguen sentarse y de inmediato deben frenar y comenzar de nuevo, una y otra vez durante diez horas cada día.

Una vez acabado su turno, acuden a descansar al “garaje” de su patrón, donde pueden extender su estera y tenderse a reposar junto con sus compañeros. El patrón les descuenta el alquiler del sueldo, que asciende a unos ocho euros por día. Ya que esta situación les da un margen de acción mayor que muchos otros desfavorecidos, la organización Gonoshastaya Kendra (GK), contraparte de medico, ha decidido poner en marcha con ellos un experimento muy particular: la Gonoshastaya Rickshawpullers Health Cooperative. Se trata de una caja solidaria con la que los conductores se aseguran unos a otros contra la enfermedad mediante una cuota de un euro al año. GK aporta tanto las clínicas móviles y el suministro básico de medicamentos, como un trabajo de sensibilización sanitaria en los garajes.

Los miembros de la cooperativa pueden someterse a exámenes y tratamientos más minuciosos en el hospital Gonoshasthaya Nagar en el centro de la ciudad. En Bangladesh, esto no supone un paso hacia la privatización de los servicios sanitarios, sino más bien una acometida desde la base hacia la obtención de un seguro de enfermedad obligatorio. medico apoya este proyecto también en memoria de la historia del movimiento obrero alemán, que también comenzó con tales asociaciones solidarias.

medico international